GERALDS: UN BAR CON PERSONALIDAD

Haciendo esquina entre la calle Iparaguirre y la calle Nueva, encontramos este pequeño bar en el barrio de Gros. Sus cortinillas blancas, su luz tenue, su madera oscura, las velitas sobre las pequeñas mesas redondas envueltas con manteles blancos lo caracterizan. No es un bar moderno, ni tampoco de toda la vida. El Geralds es el Geralds, un bar con personalidad propia que la sientes nada más cruzar sus puertas.

De origen australiano, ha sabido encandilarnos desde el primer momento. Nació en Melbourne y por suerte instaló su segunda sede aquí, en San Sebastián.

La comida increíble. Buen producto, buena presentación y una camarera que nos atendió con una sonrisa, sí, lo sé, es de agradecer, y a mí es que la comida me sabe mucho mejor si me la sirven amablemente y con ganas.

Para compartir pedimos salmón marinado por ellos. Estaba tan bueno que tuvimos pedir otra ración y contenernos para no pedir una tercera. Después, como plato principal, disfrutamos de un steak tartar y magret de pato, los dos deliciosos, pero el steak tartar para quitarte el sombrero y sacar la servilleta.

 

De postre pedimos una tabla de quesos que cada cual estaba más bueno. Acompañados por las típicas tortas de aceite de Inés Rosales y alguna riquísima mermelada.

En definitiva, ¡todo de 10! De esas veces que sales de cenar con una sonrisa y pensando cuál va a ser la próxima vez que vuelvas.

Además, ponen buena música pinchada en vinilos y tienen cerveza artesana en sus cañeros, ¡todavía más puntos a favor!

Aupa Geralds!

Anuncios