GERALDS: UN BAR CON PERSONALIDAD

Haciendo esquina entre la calle Iparaguirre y la calle Nueva, encontramos este pequeño bar en el barrio de Gros. Sus cortinillas blancas, su luz tenue, su madera oscura, las velitas sobre las pequeñas mesas redondas envueltas con manteles blancos lo caracterizan. No es un bar moderno, ni tampoco de toda la vida. El Geralds es el Geralds, un bar con personalidad propia que la sientes nada más cruzar sus puertas.

De origen australiano, ha sabido encandilarnos desde el primer momento. Nació en Melbourne y por suerte instaló su segunda sede aquí, en San Sebastián.

La comida increíble. Buen producto, buena presentación y una camarera que nos atendió con una sonrisa, sí, lo sé, es de agradecer, y a mí es que la comida me sabe mucho mejor si me la sirven amablemente y con ganas.

Para compartir pedimos salmón marinado por ellos. Estaba tan bueno que tuvimos pedir otra ración y contenernos para no pedir una tercera. Después, como plato principal, disfrutamos de un steak tartar y magret de pato, los dos deliciosos, pero el steak tartar para quitarte el sombrero y sacar la servilleta.

 

De postre pedimos una tabla de quesos que cada cual estaba más bueno. Acompañados por las típicas tortas de aceite de Inés Rosales y alguna riquísima mermelada.

En definitiva, ¡todo de 10! De esas veces que sales de cenar con una sonrisa y pensando cuál va a ser la próxima vez que vuelvas.

Además, ponen buena música pinchada en vinilos y tienen cerveza artesana en sus cañeros, ¡todavía más puntos a favor!

Aupa Geralds!

Anuncios

Q de GAZTA: el rincón quesero donostiarra

Amantes, apasionados y fanáticos queseros, ¡un tesoro ha abierto sus puertas en San Sebastián!

Hace poco descubrí una pequeña tienda en el barrio de Egia que sin duda se ha convertido en un indispensable de mi lista. Os hablo de Q de GAZTA, una tienda especializada en quesos, maridajes y menaje. Su corta vida todavía le hace pasar desapercibida, pero seguro que este rincón quesero poco a poco se hará un hueco entre nosotros. La podéis encontrar en la calle Egia 1, justo en frente de la Tabakalera.

  

Nada más entrar el queso asalta tus sentidos. Quesos de todas las formas y colores, ¡y qué olor! Quesos de todos los rincones: locales, manchegos, gallegos, ingleses, austriacos, franceses., italianos… ¡te apetece probar todos! Además, puedes encontrar unas mermeladas especiales perfectas para acompañar los quesos, vinos y varias cervezas artesanas que llevarán a otro nivel el momento de disfrutar de tus quesos. Y para los más detallistas tienen diferentes cuchillos para cada tipo de queso y otros tipos de menaje.

 Además es un regalazo, con el que quedarás como un señor, para alguien que le guste el queso. Que te pongan una tabla de quesos delante, con sus mermeladas y una botella de vino… ¡es un éxito asegurado! Puedes preparar una tabla a tu gusto y poder disfrutarla donde quieras. Yo escogí varios quesos y un par de mermeladas, y después en casa lo acompañé con un poco de vino y nueces. Lo demás ya os lo imagináis: un trozo de queso por allí, trozo de queso por allá, rebanada de pan, mermelada, más mermelada, un trago de vino para amenizar… ¡un deleite!

 

Y recordad que:  con queso, pan y vino se hace más corto el camino. 

Dos rincones de Bayona

Yo solo te pido una cosa: que te apuntes el nombre de estos dos sitios para cuando visites Bayona. Te prometo que no te van a defraudar.

Un chocolat chaud s´il vous plaît!

El primero que se merece una visita en toda regla es la chocolatería Cazenave. ¡Un auténtico tesoro! Comenzó a preparar chocolates nada más y nada menos que en el año 1854 y hasta hoy ha sido el deleite de todos los que han tenido el placer de probarlo. Su producto estrella es el “chocolat mosseux”, espumoso e intenso, te hace flotar desde el primer sorbo. Nosotros lo acompañamos con unas rebanadas de brioche, ¡qué brioche!. Casero y recién tostado, y como el brioche apenas tiene mantequilla, con más mantequilla untada por encima. ¡Espectacular! Y todo esto servido en unas tazas de porcelana auténtica y rodeado de esas vidrieras que tanto caracterizan al local. Da gusto ir a lugares donde cuidan todos los detalles con un cariño especial. Yo como no me pude resistir me compré una tableta de chocolate negro con naranja en su tienda que está repleta de bombones y tabletas de todo tipo.

  

Crêpe salée o sucrée?

Por otro lado recomiendo la crepería A La Bolée. Por cada visita a Bayona, un crepe que cae. Tiene tanto dulces como salados, así que si eres tan indeciso como yo, pruebas uno de cada y listo. Estamos acostumbrados a tomar crepes dulces pero los salados están realmente buenos.

  

Además, Bayona es precioso y perfecto para visitar en un día.  Piérdete por sus calles adoquinadas y disfruta de sus peculiares casas con entramados de madera y contraventanas de colores. Y por supuesto, ¡no te quedes sin tu chocolate ni sin tu crepe!

  

  

 

Te recomiendo…

En el apartado de Te recomiendo te vas a encontrar…(redobles) ¡recomendaciones! Por si algún despistado no se lo había imaginado.

Me encanta visitar nuevos restaurantes ya sea en mi ciudad o fuera de ella. Por eso compartiré con vosotros aquellos que más me han gustado o creo que merece la pena visitar.

También estaré absolutamente agradecida de escuchar vuestras sugerencias, para así poder añadir nuevos lugares a mi lista de favoritos.