QUICHE DE VERDURAS, BACON Y QUESO DE CABRA

Tan buena y tan fácil de preparar que no os podéis quedar sin hacer la vuestra.

La quiche es una tarta salada, y es perfecta tanto para comer, cenar, hacer un brunch, ir de picnic… porque está buena tanto caliente como a temperatura ambiente. Sus ingredientes principales son los huevos, la nata y la masa para la base, y después le puedes añadir prácticamente lo que quieras.  Se puede hacer una básica de jamón y queso, de espinacas, de verduras, con gambas y salmón… yo he probado de mil tipos, y la verdad que siempre queda genial. También es una idea estupenda para aprovechar los restos que tengáis en el frigorífico y darles una buena salida. Esta vez he preparado una de verduras, bacon y queso de cabra, ¡buenísima!

INGREDIENTES 

Porción quiche

  • 4 huevos
  • 200ml de nata
  • Masa quebrada
  • Queso de cabra
  • Queso parmesano
  • 1 cebolla
  • Pimiento rojo
  • Pimiento verde
  • Puerro
  • Pimienta
  • Nuez moscada
  1. Picamos la cebolla, los pimientos y el puerro, y pochamos todo poco a poco. Freímos el bacon y lo añadimos a la mezcla de verduras.
  2. Horneamos previamente la masa durante 10-15 minutos hasta que se dore, sino se os quedará cruda.  Antes de meterla al horno hacedle agujeritos con el tenedor
  3. Batimos los huevos junto con la pimienta, la nuez moscada rallada y el parmesano rallado. Utilicéis el queso que utilicéis es mucho mejor que lo ralléis vosotros mismos porque no tiene nada que ver con el queso rallado de bolsa.
  4. Añadimos la nata a los huevos y volvemos a batir.
  5. Una vez dorada la masa, y enfríadas un poco las verduras, las añadimos a los huevos y vertemos la mezcla sobre la masa.
  6. Horneamos a 180º durante 25-30 minutos.

Os recomiendo dejarla reposar un poco antes de partirla.

Como veis, su preparación no tiene ninguna complicación, y es una receta que gusta a todo el mundo.  Preparadla, ¡y acertaréis seguro!

Ingredientes verduras pochadas agujeros masa quebrada

huevos y sus especias RALLANDO EL QUESO RESULTADO FINAL QUICHE

 

Anuncios

PAN DE CEREALES Y SEMILLAS

El buen sabor a pan. ¿A quién no le gusta?

Llevaba tiempo queriendo hacer pan casero y como sé que no es nada fácil que salga bien he elegido una receta para panaderos principiantes de Gonzalo d´Ambrosio. En esta receta no se usa masa madre, el principal rompecabezas de mucha gente a la hora de hacer pan. Lo mejor, que es súper fácil y el resultado final sorprendente.

La verdad que estoy muy orgullosa con mi primer pan, y prepararlo es muy gratificante. Amasar con las manos, ver como crece la masa, como se dora la corteza… En el horneado no podía despegarme del horno para ver como crecía. Además, el olor que desprende…. ¡¡¡por favor!!! ¿Puede haber algo mejor?. He abierto la puerta de la cocina para que oliese a pan recién hecho por toda la casa.

Poco a poco iré preparando panes más complicados y con más variantes pero para empezar, no ha estado nada mal. Así que os animo a sacar vuestra vena panadera y que os pongáis como locos a preparar vuestro pan casero.

Como no me quiero repetir, y además Gonzalo lo explica tan bien, os dejo el link de la receta. Podéis salsear por su blog y veréis que tiene una infinidad de recetas súper sencillas y muy resultonas.

  

GALLETAS DE JENGIBRE Y MIEL

Recuerdo la primera vez que probé estas galletas… fue empezar a comer y no parar. Crujientes, delicadas y con un toque especiado… ¡otro nivel!. Lo mejor de todo es que son facilísimas de hacer y os prometo que están buenísimas.


Ingredientes

  • Harina: 300 gr
  • Levadura en polvo: 2 1/2 cucharaditas
  • Jengibre en polvo: 1 cucharada
  • Canela molida: 1 1/2 cucharaditas
  • Nuez moscada molida: 1/2 cucharadita
  • Sal: Una pizca
  • Mantequilla: 115 gr
  • Azúcar moreno: 150gr
  • Esencia de vainilla: 1 cucharadita
  • Miel: 2 cucharadas

Pasos a seguir

  1. En el cuenco mediano pon la harina, la levadura, el jengibre, la canela, la nuez moscada y la sal, y mézclalo todo.
  2. En el cuenco grande bate la mantequilla, el azúcar moreno y la vainilla. Después añade a esta mezcla el huevo y la miel, y vuelve a batir.
  3. Añade la harina y mezcla hasta unir todos los ingredientes. Divide la masa en dos, forma un disco plano con cada mitad, envuélvelos el papel film y ponlos a reposar en la nevera 1 hora.                                                                                                                                                                    
  4. Precalienta el horno a 180º.
  5. Espolvorea la superficie de trabajo con un poco de harina y coloca uno de los discos encima y espolvorea la parte superior de la masa.
  6. Extiende la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 6 mm.
  7. Ahora toca darle forma a las galletas. Si tienes moldes para galletas estupendo, sino puedes hacerlo con la parte superior de un vaso para hacerlas redondas. Repetir el proceso con la otra mitad de la masa. ¡¡No olvides aprovechar los restos!! Con los bordes sobrantes de la masa vuelve a hacer una bola y haz más galletas.
  8. Colócalas en la bandeja del horno con una separación de 2,5 cm entre cada galleta. Prepara previamente la bandeja untándola con mantequilla o cubriéndola con papel de horno.
  9. Hornearlas durante 10-12 minutos.
  10. Dejarlas enfriar sobre un rejilla.
  11. Por último, decóralas a tu gusto. Yo lo hice con chocolate y azúcar glass.

Tenéis que comprobar por vosotros mismos el olor de estas galletas al hornearlas. ¡Una maravilla!

Espero que os animéis a hacerlas y os gusten tanto como a mí.

 

PIZZA CASERA DE CALABACÍN Y TOMATES SECOS

Hay pizzas, y PIZZAS.

¿A quién no le gusta una buena pizza casera? Eso sí, la masa hecha en casa, y no seáis vagos que su dificultad es nula. Basta con añadir en un bol ingredientes tan poco comunes como 400gr de harina, 200ml de agua, 2 cucharadas de aceite y una pizca sal, y amasar hasta que quede una masa homogénea. Dejamos que repose 15 minutos y después vamos estirándola con un rodillo hasta conseguir el grosor deseado.

El tomate si es natural mejor y, como en invierno los tomates no están en su esplendor yo he usado tomate natural de lata. Para darle un poco de alegría he sofrito cebolla y ajo, después le he añadido el tomate, sal, un poco de azúcar y, si te gusta, le puedes agregar orégano para darle ese sabor tan característico de la pizza.

 

Y a partir de aquí solo queda montar la pizza. Yo en este caso he utilizado calabacín, mozzarela, queso brie, jamón, tomate seco, cebolla morada y huevo.

Si queréis que la yema os quede líquida, no añadáis el huevo desde el principio. Hornear el resto de la pizza, pasados 7-8 minutos añadís la clara, y cuando veáis que la pizza está casi lista le añadís la yema. Con 2 minutos adicionales es más que suficiente.

He aquí el maravilloso resultado. El momento en el que partes la yema y se esparce con el resto de la pizza es espectacular. Y ya cuando la pruebas es otro nivel.  Una pizza que te garantiza el éxito.  Yo he tenido que pelearme para quedarme con el último trozo…

¡Espero que os haya gustado y os animo a que la probéis por vuestra cuenta!

 

 

 

¿Qué te depara “Entre masas”?

Del más simple, al más elaborado. El mundo del bocadillo es fantástico.  Desde la extraordinaria simpleza de un bocata de calamares, hasta aquellos etiquetados como”gourmet”. Ninguno falla.

Como todos sabréis lo más importante está en el interior. Y es que al igual que las personas el interior de un bocadillo puede esconder cosas maravillosas.

Lejos de quedarnos en bocadillos, también disfrutaremos de recetas de pizzas. Hacer pizza casera es realmente divertido. Le puedes añadir los ingredientes que quieras y poder crear tu pizza perfecta, y es que aunque nunca salen dos iguales, todas están buenísimas.

¿Y qué hay de las todopoderosas hamburguesas, las socorridas tostas y los sabrosos burritos o wraps?  No quedará ninguno sin nombrar.